lunes, 25 de marzo de 2013

Espíritu abnegado en el trabajo

Lima, 25 de Mar, 2013 (Gestor País).- Hace unos días escuchaba a mi jefe observar el hábito de algunos compañeros de mi oficina, que cada día se van a la hora exacta sin la menor preocupación de haber terminado sus deberes. La verdad no me sorprendía su observación porque a mí también me conflictúaba a veces verlos saliendo tan campantes y a escondidas de la oficina.

En ese momento intenté aportar a sus comentarios una lectura un poco más reconciliadora en salvaguarda de mis compañeros y en bien de la unidad de la oficina (porque a veces también hay que cumplir ese papel) pero después de buscar en mi mente lamentablemente no supe qué decir, quizá porque en parte yo mismo tenía en mi interior un poco de carga con mis ligeros compañeros.

Volviendo a mi casa repasé el incidente y me pregunté qué hacía que mi jefe se quedara por varias horas más en la oficina y qué les faltaba a mis amigos. Siempre pensé que mi jefe es un poco workaholic, pero quise ir un poco más allá. Pensaba en qué le diría su esposa al llegar tarde a su casa y esas cosas... pero el hecho de verlo tranquilo cada mañana me hacía pensar que debía haber alguna virtud que mi jefe haya cultivado y además sea aceptado por su familia y que mis amigos no conocían.

Muchas veces lo he visto cansado en la oficina, pero ahí dándole para terminar sus deberes, a veces negativizado por la carga de trabajo pero igual responsable.

El diccionario llama abnegación al sacrificio o renuncia voluntaria de una persona a pasiones, deseos o intereses en favor del prójimo. Yo añadiría, en un ambiente de colaboración como es la oficina, que el esfuerzo adicional también se puede dar por buscar alcanzar las metas de la organización y del equipo de trabajo.

El espíritu abnegado en una persona es muchas veces tomado a la ligera, incomprensible y hasta minusvalorado, pero cuando se le descubre es poderosamente ejemplar. Anima a los demás y nos invita a dar más también, es tan poderoso que cuando la esposa espera al esposo abnegado pasadas las horas, le contagia también ese mismo espíritu. Las esposas que lo saben descubrir lo valoran y lo convierten en una de esas historias que se les cuenta a los hijos cuando uno ya se ha marchado y cala hondo en la familia para las siguientes generaciones.

Facebook Twitter LinkedIn Buzz Messenger Digg reddit Mixx StumbleUpon Yahoo! Buzz Delicious
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentarios: on "Espíritu abnegado en el trabajo"

Zico Yacila dijo...

Estimado Johan,
Un viejo loco dijo :
El Ejemplo no es la forma más importante de enseñar, si no , la única.
Ese viejo era un alemán de origen judío, Albert Einstein.

Buen artículo. Felicitaciones.




Publicar un comentario